El hule, también conocido como un elastómero, se caracteriza por su elasticidad, o lo que es lo mismo, su inigualable capacidad para recuperar su forma original después de sufrir una deformación. La elasticidad de los tapetes de hule es el resultado de una estructura molecular específica, en donde el arreglo estereoquímico de la molécula permite que las distancias moleculares aumenten sin que se rompan los enlaces moleculares, de tal manera que cuando el esfuerzo cesa, las moléculas recuperan su posición original.

El Hule Natural

El primer elastómero fue el hule natural, su composición química es Polisopreno. Este compuesto se encuentra en la savia de muchas plantas tropicales; sin embargo, la explotación comercial es a través de la savia de un árbol cuyo nombre es “Hevea Brasiliensis”.

El Hule Sintético

El hule sintético se desarrolló y empezó a fabricarse en forma industrial a principios del siglo XX. En un principio como una respuesta a la escasez de suministro de hule natural durante la Primera Guerra Mundial y posteriormente se descubrieron elastómeros sintéticos que superaban por mucho las propiedades físicas del hule natural.

Actualmente los tapetes de hule son uno de los tantos productos que se fabrican en hule sintético, y gracias a sus cualidades de fabricación química, la resistencia que ofrecen es muy superior a la de cualquier otro material, pues además de su elasticidad, también posee una dureza mucho mayor a la de otros materiales.

Otra excelente ventaja de los tapetes de hule es su resistencia a las temperaturas, pues gracias a su resilencia, pueden permanecer todo el día bajo el sol o enterrados en la nieve (escenarios extremos) y seguirán como nuevos.
Así pues, las principales ventajas de los tapetes de hule podrían enumerarse de la siguiente manera:

  • Están fabricados de hule tratado químicamente para formar un polímero más resistente y flexible.
  • Resisten la abrasión.
  • Soportan bajas temperaturas y aún en su punto de fragilidad o transición vítrea, al volver a temperatura ambiente vuelven a funcionar igual.
  • Tienen resilencia. La cantidad de energía que regresa el hule después de ser deformado.
  • Son elásticos.
  • No absorben la humedad.

La dureza de un elastómero se mide con un “Durómetro Shore”, el cual consta de un pequeño perno que se oprime contra el hule.

Para medir la dureza shore en los elastómeros, la escala más comúnmente usada es “A”, (existen otras escalas como la “D”, etc.). Esta escala va de cero a 100. En la práctica los hules comerciales se producen con durezas que van de “30 shore A a 90 shore A”, a mayores valores de dureza shore corresponden compuestos más duros.

Todos los elastómeros se pueden formular en diferentes durezas.

La Norma ASTM para medir la dureza es la D-412, que nos dice que para que la lectura de la dureza sea confiable se debe medir en un tapón o pieza de hule con un espesor de más de ½’’ pulgadas, por lo tanto cuando se miden espesores menores de ½’’ pulgadas el resultado es 100% confiable.